Chalecos flotadores y manguitos: ¡seguridad y diversión aseguradas!

| Sin comentarios

“Vacaciones de verano para mí, caminando por la arena junto a ti, vacaciones de verano para mí…” ¡Qué felicidad nos da el verano! Y es que eso de poder darnos un bañito en la playa o en la piscina nos encanta. Y más si tenemos peques, ellos se lo pasan bomba en el agua, pero ¡cuidado! Es muy importante que nos informemos bien de las diferencias que existen entre los elementos hinchables y los elementos flotables (como pueden ser los chalecos flotador y los manguitos infantiles) ya que los usamos muy a menudo en verano, pero ¡no son lo mismo!

Hoy en La Vida es Algo Más os contamos todo lo que necesitáis saber sobre los elementos de flotación de seguridad para los peques de la casa y os recomendamos algunos de los más seguros.

Diferencias entre los elementos hinchables y los elementos de flotación

Los elementos hinchables son, por ejemplo, los flotadores o las colchonetas hinchables que utilizamos para divertirnos, entretenernos y pasarlo bien en el agua. Se consideran juguetes y no son un elemento de seguridad. Por lo tanto, ¿qué pasaría si los usáramos como elementos de seguridad para los niños? Pues que estaríamos poniendo en peligro la seguridad de los peques por varias razones:

1- La primera es que este tipo de materiales hinchables se degradan con el paso del tiempo y, además, suelen ir perdiendo el aire poco a poco, convirtiéndose en elementos cada vez más inestables para el niño. Si a ello le sumamos las incidencias de los rayos del sol, el cloro o el salitre del mar, el resultado es un elemento de flotación poco seguro que se degenera con el tiempo.

2- La segunda razón es que los elementos hinchables tienen como objetivo entretener, pero no sirven para mantener al niño a flote ni aseguran que el peque tendrá siempre la cabeza por encima del agua, evitando así que se ahogue.

Como te adelantábamos antes, es importante que los niños aprendan a nadar pronto, por lo que debemos ir aumentando ese tiempo que pasan el agua para ganar confianza y seguridad. Recuerda que siempre que tu peque se encuentre en el agua, debes estar con él a su lado, vigilándolo, y no perderlo de vista ni un segundo. De hecho, y aunque un niño ya sepa nadar o creas que se defiende en el agua, pueden ocurrir imprevistos en los que el niño sea incapaz de reaccionar.

Hablamos de situaciones que pueden darse fácilmente como una distracción al ver a un conocido, un exceso de confianza o cansancio al llevar demasiado tiempo en el agua.

Si lo que buscas son elementos que aporten seguridad en el agua al niño, debes buscar elementos de flotación como los chalecos para el baño o los manguitos infantiles. Estos elementos ayudan a los peques a ir ganando confianza y autonomía progresivamente cuando están aprendiendo a nadar. De hecho, todos los profesionales los recomiendan porque los podrás usar igualmente en la piscina y en la playa, incluso en aguas profundas. Los chalecos flotador y los manguitos, ambos, proporcionan al peque la estabilidad necesaria para evitar que se canse y pueda mantenerse a flote. Es decir, garantizando que la cabeza queda fuera del agua y el cuerpo echado hacia atrás.

Lógicamente, también debes tener claro que tanto los chalecos como los manguitos no son elementos salvavidas, sino que ayudan al peque a flotar, pero ante cualquier imprevisto del que te hablábamos antes, no le salvaría de un posible ahogamiento. Por eso es tan importante que siempre estemos con ellos en el agua.

Elementos de flotación más importantes

Los elementos de flotación más importantes que debes conocer son los siguientes:

  • Los chalecos de flotación o los chalecos flotadores: es un elemento que se ajusta perfectamente al cuerpo del niño (hay varias tallas) y además dejan libre los brazos para que pueda moverlos libremente. En este caso, lo importante es elegir la talla adecuada, pero para ello existen guías muy específicas que te ayudarán a hacerlo correctamente. Te hablamos de ello más adelante.
  • Los manguitos infantiles: los manguitos son muy fáciles de colocar en los brazos de los peques, y es fundamental que te asegures de que están bien colocados en el lugar correcto, es decir, cerca de los hombros. Debes elegir siempre manguitos que estén homologados, sean de calidad y duraderos. Más adelante os recomendamos nuestros favoritos, que son los mismos que los que recomiendan los profesionales de la natación.

¿Cómo debe ser un buen chaleco infantil?

Si estás buscando el elemento de flotabilidad más seguro para ponerle a los peques mientras están en el agua, sin duda sería los chalecos infantiles porque son los más completos. Aportan un apoyo a la propia autonomía del niño en el agua, pero no son chalecos salvavidas, como te explicábamos antes. Por eso es tan importante que siempre permanezcas con ellos en el agua. Es indudable que aportan seguridad y flotabilidad, pero no son salvavidas.

Los chalecos aportan un buen ajuste al cuerpo del niño y deja los brazos libres para que puedan ir moviéndonos, lo que les ayudará a aprender a nadar más fácilmente. Al tenerlos libres, podrán ir empezando a incorporar técnicas de natación y pueden actuar rápido ante imprevistos.

Pero no todos los chalecos valen. Para que sea seguro, un chaleco flotador debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Que cumpla con la normativa, es decir, que presente un certificado que garantice que es un elemento seguro y que ha pasado todos los controles.
  • Que sea la talla adecuada. El chaleco será seguro y cómodo para el niño siempre y cuando lleve la talla adecuada. De hecho, si no es así, podría incluso convertirse en un elemento peligroso. Si le queda ancho, no le sujetaría adecuadamente y, si le queda estrecho, podría agobiarle y reducirle la movilidad. Para saber la talla adecuada del chaleco, sigue siempre las indicaciones del fabricante. Más adelante te explicamos cómo elegir la talla adecuada de nuestros chalecos de Splash About.
  • Que los materiales de fabricación del chaleco garanticen la flotabilidad del peque. El más utilizado y seguro suele ser el neopreno.
  • Que el relleno del flotador sea de espuma (se recomienda del tipo EPE) ya que resisten muy bien la humedad y la temperatura, evitando así su deterioro. Un relleno seguro debe, además, garantizar una buena amortiguación.
  • Que los ajustes sean anchos y fuertes para que el niño pueda quitarlos con facilidad, además de resistentes y duraderos.

Chalecos infantiles de Splash About

¿Estás buscando los chalecos flotador más cómodos y seguros para tus niños? ¡Pues tenemos lo que buscas! En La Vida es Algo Más tenemos un catálogo chulísimo de chalecos flotadores de la marca Splash About, especializada en productos de natación para bebés y niños. Concretamente, disponemos de dos modelos diferentes. Por un lado, los chalecos flotadores de aprendizaje para los más peques que incluyen flotadores removibles, y también chalecos más “lúdicos” para los niños.

Los chalecos flotador de aprendizaje para los más peques incluyen 8 flotadores extraíbles para que, poco a poco y a medida que aprenden a mantenerse en el agua, los papis vayan sacándolos para reducir la flotabilidad.

Verás que cada flotador extraíble está indicado con una letra (A, B, C, D). A medida que el peque se vaya soltando en el agua, debemos ir quitando las letras (flotadores) por orden alfabético. Es decir, primero debemos quitar todas las A, luego todas las B, y así consecutivamente conforme el peque vaya aprendiendo a nadar. Esta hecho así porque está pensado para utilizar en las escuelas de natación.

Nosotros los hemos probado con nuestros peques y funcionan realmente bien. Son muy útiles y de muy buena calidad, y con él tus niños se sentirán muy seguros en el agua al ver que flotan, a la vez que se sueltan para aprender a nadar. Son los más recomendables para esos peques que van a tener sus primeros contactos con el agua.

¿Cómo elegir la talla adecuada del chaleco flotador de aprendizaje de Splash About?

Tallas:

  • S (1 – 3 años): Contorno de pecho 48 – 53 cm. Peso 11 – 18 kg.
  • M (3 – 6 años): Contorno de pecho 53 – 58 cm. Peso 18 – 30 kg.

Pero además de ese modelo de aprendizaje, también tenemos los chalecos flotadores para niños que ofrecen la misma calidad y seguridad, pero no cuentan con flotadores removibles. Todos los años nos los pedís más y más, así que este verano tenemos muchos más diseños para elegir.

¿Cómo elegir la talla adecuada del chaleco flotador de Splash About?

Tallas:

  • S (1 – 2 años): Contorno de pecho 48 – 52 cm. Peso 11 – 15 kg.
  • M (2 – 4 años): Contorno de pecho 53 – 58 cm. Peso 15 – 22 kg.
  • L (4 – 6 años): Contorno de pecho 59 – 63 cm. Peso 22 – 30 kg.

Ventajas de los chalecos flotador Splash About

Splash About es una de nuestras marcas favoritas cuando se trata de elementos de flotación y baño para los niños. Estos chalecos de los que te hablamos tienen muchas ventajas:

  • Cumplen con la normativa europea (EN 13138-1:2014).
  • Son muy seguros y muy cómodos ya que se adaptan perfectamente al cuerpo del niño, pero garantizándole libertad total de movimientos. Tienen varias tallas para elegir (te contamos cómo elegir la talla más adecuada en la ficha de producto de cada chaleco).
  • Todos los materiales son de muy buena calidad. Te darás cuenta en cuanto los toques un poco. Las costuras están pensadas para no rozar la piel del peque y todos sus materiales son respetuosos con su piel. ¡La cremallera de seguridad es extrafuerte!
  • El neopreno del que están fabricados incorpora protección solar UPF50+.
  • Tienen flotabilidad regulable, en el caso de los chalecos de aprendizaje.
  • Se secan muy rápido, al igual que los bañadores pañal de Splash About de los que te hablamos la semana pasada.
  • Todos los diseños son una pasada. Es una marca que cuida mucho la estética, los colores y los dibujos, así que será complicado elegir 😉

Manguitos infantiles de Delphin Disc

Te aconsejamos utilizar los manguitos infantiles para aprender a nadar de Delphin Disc, un modelo que ha sido usado con éxito desde hace 30 años por profesionales de natación. Son la mejor elección si quieres que tu peque aprenda a nadar con seguridad. De hecho, son los que se utilizan en las clases de natación y de socorrismo. Están fabricados en espuma de polietileno no dañina para la piel, así que no hay riesgo de que se pinchen o se deterioren porque no son elementos hinchables. Además, cuentan con la Normativa EN13138-1:2015 de calidad.

Son muy ligeros y se colocan fácilmente ya que tienen una apertura flexible que se adapta a los brazos de cualquier niño (son talla única). Verás que, además, se ajustan muy bien al brazo de los niños y es muy difícil que se salgan del brazo. El tacto es muy agradable, de hecho, no tienen esquinas cortantes ni nada que pueda dañar la cara o los brazos del peque. Los discos se pueden añadir y quitar según las necesidades del niño, el peso y su progresión en la natación, siempre dejando el mismo número en cada brazo.

Podrás usarlos tanto para la playa como para la piscina. Tu peque se mantendrá estable y seguro en el agua, y además irá muy cómodo. Recuerda que los manguitos infantiles no son un juguete y siempre se deben usar bajo la vigilancia de un adulto.

Siempre con la supervisión de un adulto

Por último, queremos destacar que este tipo de elementos de flotación ayudan a que los peques estén más seguros en el agua y les ayudan a flotar, pero no son salvavidas. Es importante utilizarlos, pero no queremos que den una falsa impresión de seguridad. No debemos pensar que con ponerles un chaleco y unos manguitos ya está todo hecho. Los niños siempre deben estar bajo la supervisión de un adulto mientras se encuentren en el mar o la piscina, o incluso cerca de ella.

Nuestros peques estarán mucho más seguros si además de utilizar estos elementos, también estamos junto a ellos en el agua todo el tiempo, sin perderlos de vista.

Aprovecha esos instantes con ellos para disfrutar. Son momentos que recordaremos toda la vida, tanto nosotros como ellos, porque ya sabes que… ¡¡La Vida es Algo Más!! 🙂 🙂 🙂

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.